Para la mayoría de mujeres con fibromas uterinos, el cáncer no es un problema porque los fibromas son esencialmente crecimientos benignos en el útero, que pueden eliminarse o reducirse.

Sin embargo, en casos extremadamente raros, en lugar de un crecimiento no canceroso, la mujer puede que esté lidiando con un tipo de cáncer conocido como sarcoma uterino.

Desafortunadamente, en estos casos no existe una forma definitiva de saber antes de la cirugía, si el tumor es benigno o canceroso.

En este caso, el riesgo es real?

Una cirugía invasiva de fibromas podría diseminar el cáncer
Cuando una mujer se somete a una histerectomía o miomectomía a través del laparoscopio, un dispositivo conocido como morcelador, rompe el tejido del mioma en pedazos pequeños, que luego se extraen a través de una pequeña incisión.

Después de la cirugía, el estudio del tejido indicará si existen células cancerosas.

Credito de imagenes:

Illustration by Alex Baker, DNA Illustrations, Inc.

https://www.cssfirm.com/2015/07/07/morcellator-plaintiffs-make-request-to-centralize-cases/

La morcelación y la propagación de cáncer

En el caso en que las células cancerosas están presentes, cuando el morcelador corta tejido para extraerlo, pequeñas piezas de crecimiento canceroso tienen el potencial de propagarse.

Debido a la creciente preocupación en Estados Unidos, la entidad encargada de controlar este tipo de procedimientos, estudió la correlación entre las mujeres diagnosticadas con sarcoma uterino y las que han recibido este procedimiento.

Esto derivó en una advertencia de la FDA en el 2014 sobre los peligros de la morcelación eléctrica laparoscópica, ya que, 1 de cada 350 mujeres sometidas a histerectomía o miomectomía presentan sarcoma uterino.

A través de audiencias públicas con ginecólogos y fabricantes de morceladores, la FDA ha solicitado más estudios, para que los ginecólogos analicen con sus pacientes, el riesgo potencial relacionado con el uso de este procedimiento, antes de proceder con la cirugía.

Trate la miomatosis uterina desde el inicio y sin cirugía

Una alternativa en el tratamiento de los miomas

Aunque la propagación del cáncer puede llevar a que algunas mujeres piensen sobre el tratamiento para los fibromas, lo peor que pueden hacer es posponerlo, sobre todo en los casos de fibromas grandes y recurrentes.

La embolización es un tratamiento de fibromas no quirúrgico, que a diferencia de una histerectomía o miomectomía, que extirpa quirúrgicamente el útero o los fibromas, mantiene el útero completamente intacto y reduce los fibromas al eliminar el suministro de sangre.

En los raros casos en que la embolización falla, el médico puede definir una espera de dos semanas para saber la causa, que puede ser un sarcoma uterino.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies