La miomatosis uterina es una condición causada por fibromas uterinos (también denominados comúnmente como miomas, leiomiomas, y fibromas) que son tumores benignos (no cancerosos) que creen dentro del tejido muscular del útero y están compuestos de las mismas fibras musculares que componen el útero pero más densos, con una forma generalmente redonda o semi redonda, estos pueden variar de tamaño siendo en algunos casos más pequeños que una moneda, mientras que otros son más grandes llegando en casos complejos a tener el tamaño de un melón.

Aproximadamente 3 de cada 10 mujeres de 35 años o más tienen miomatosis uterina y la mayoría no presentan síntomas y suele ocurrir con mayor frecuencia entre las mujeres de descendencia afroamericana.

Aprende mas Sobre…

QUE ES UN TUMOR BENIGNO Y UN TUMOR MALIGNO?

Un tumor es una masa de tejido que no sirve para ningún propósito útil y vive a expensas de otros tejidos sanos.

Tumor Benigno: En el caso de la miomatosis uterina que es básicamente la aparición de tumores en el útero estos son benignos porque no se extienden a otras partes del cuerpo, crecen más lentamente que los tumores malignos, no vuelven a aparecer una vez eliminados (con excepción de algunos tipos de miomas) y son menos propensos a causar problemas de salud, pero eso no significa que se deben ignorar pues en el caso de la miomatosis uterina algunas clases de fibromas pueden convertirse en tumores malignos

Tumor Maligno: El tumor maligno básicamente es cáncer y en esta clase de tumor, las células cancerosas pueden separarse del tumor maligno y entrar en el sistema linfático o al torrente sanguíneo; de esta manera, es como el cáncer original se disemina por el cuerpo causando otros canceres, a esto se le denomina metástasis.

Que causa la miomatosis Uterina

La causa de la miomatosis uterina es desconocida hasta el momento, pero lo que si se sabe es que las hormonas femeninas como los estrógenos y la progesterona parecen que tiene un papel relevante en el crecimiento. El cuerpo de la mujer produce altos niveles de estas hormonas durante los años en que tiene menstruación y menos cuando entra a la edad en que esta desaparece (menopausia) y la miomatosis uterina deja de causar síntomas y los miomas tienden a disminuir de tamaño pero las terapias hormonales pueden hacer que los síntomas persistan

Sin embargo las anomalías genéticas, alteraciones en el factor de crecimiento (proteínas formadas en el cuerpo que controlan la velocidad de crecimiento, extensión y proliferación celular), anomalías vasculares (vasos sanguíneos) y repuestas anormales a lesiones, han sido factores sugeridos como causas en el desarrollo de miomatosis uterina.

La historia familiar también es un factor clave ya que a menudo se presentan historiales de desarrollo de fibromas e mujeres e la misma familia.

Como se citó arriba la etnia es un factor importante en la aparición de miomatosis uterina, pues las mujeres afroamericanas son dos a tres veces más propensas a desarrollar miomatosis uterina en sus 20 años en contraste con mujeres caucásicas con miomatosis uterina que comienzan a desarrollar los síntomas durante los 30 y 40 años.

Se ha observado que las mujeres que toman anticonceptivos orales reducen la probabilidad de desarrollar miomatosis y uterina.

La miomatosis uterina no se ha observado en niñas que no han alcanzado la pubertad y en raras ocasiones las adolescentes desarrollan la enfermedad, dentro de esta misma línea otros factores que los investigadores han asociado con un mayor riesgo en el desarrollo de miomatosis uterina incluyen las mujeres que han tenido su primer periodo menstrual antes de la edad de 10 años (Menarquia), el consumo de alcohol (especialmente cerveza), infecciones uterinas y presión arterial elevada (hipertensión).

En muchos casos el estrógeno tiende a estimular en crecimiento de los miomas ya que durante el embarazo los miomas aumentan hasta en un 30% y se reducen después del parto.

En general la miomatosis uterina es bastante común y ocurre hasta en un 50% de las mujeres, la mayoría de las veces la miomatosis uterina no presentan síntomas o problemas de consideración hasta el punto de que muchas mujeres con miomas o fibromas uterinos no son conscientes de su presencia.

Síntomas de la miomatosis uterina

La mayoría de las mujeres con miomatosis uterina no presentan síntomas, sin embargo el sangrado uterino anormal es los síntomas más común de un fibroma.

Si los miomas están cerca de la pared uterina o intervienen con el flujo de sangre a la mucosa pueden causar periodos menstruales abundantes, dolorosos y prolongados y también puede aparecer manchado entre menstruaciones. Las mujeres con sangrado excesivo debido a la miomatosis uterina pueden desarrollar anemia, y los fibromas uterinos que están deteriorándose pueden causar dolor severo y localizado.

La miomatosis uterina puede causar una serie de síntomas dependiendo del tamaño y ubicación dentro del útero y que tan cerca de pueden encontrar de los órganos pélvicos adyacentes.

Los Miomas Grandes pueden causar:

Presión

Dolor Pélvico

Presión sobre la vejiga con causando micciones frecuentes

Presión sobre el recto con dolor durante la defecación

A pesar de que la miomatosis uterina no interfiere con la ovulación, algunos estudios sugieren que pueden afectar la fertilidad y llevar a resultados de embarazo más pobres, en el caso de los miomas o fibromas mucosos que deforman la cavidad interior del útero estos están fuertemente asociados con la disminución de la fertilidad

No tratar la miomatosis uterina constituye un riesgo?

En la mayoría de los casos de miomatosis uterina que no causa síntomas o problemas para la mujer no se puede dejar de tratar, en algunos casos los miomas que no causan síntomas requieren eliminación o al menos una estrecha observación, el rápido crecimiento de un fibroma es una razón de más para mirar con mas cuidado, ya que se puede tratar de una rara formación cancerosa denominada leiomiosarcoma que suele ser un tumor de rápido crecimiento y no puede ser diferenciado de un fibroma benigno por medios de ultrasonido, resonancia magnética u otros estudios por imágenes, sin embargo este tipo de tumor se produce en menos del 1% de los fibromas uterinos.

Otro riesgo de no tratar la miomatosis uterina cuando no presenta síntomas es que en algunas ocasiones los miomas pueden crecer a un tamaño que eventualmente causaran síntomas significativos requiriendo de esta forma su extracción, si los fibromas crecen la cirugía para eliminarlos puede ser más difícil y arriesgada, en otras ocasiones la miomatosis uterina son causa de recurrentes abortos involuntarios por lo que si no se retiran la mujer será incapaz de sostener un embarazo.

Como se diagnostica la miomatosis uterina

La miomatosis uterina es diagnosticada por examen pélvico y más comúnmente por ultrasonido, ya que a menudo no se pude determinar como mioma a una masa pélvica por lo que es de gran utilidad el ultrasonido ya que ayudara al médico a diferenciar una miomatosis uterina de otras condiciones como tumores en los ovarios.

La miomatosis uterina también puede ser diagnosticada mediante resonancia magnética y tomografías computarizadas, sin embargo la ecografía es la más simple y económica y es casi sin lugar a dudas el mejor método para obtener imágenes de la pelvis y diagnosticar miomatosis uterina.

Ocasionalmente en los casos en que se requiera saber si un mioma se encuentra dentro de la cavidad uterina (cavidad endometrial) se utiliza un procedimiento de diagnóstico consistente básicamente en aplicar ultrasonido mientras que un líquido de contraste es inyectado en el útero, este líquido se visualiza en la cavidad endometrial y puede perfilar las masas que se puedan encontrar dentro de este, como son el caso de los miomas submucosos, a este procedimiento se le denomina histerosalpingografia.

Cuáles son los riesgos de la miomatosis uterina durante el embarazo

La miomatosis uterina se encuentra aproximadamente en el 10% de las mujeres en estado de embarazo.

Algunos estudios han demostrado un aumento de riego de complicaciones durante el embarazo en presencia de miomas, como sangrado durante el primer trimestre, desprendimiento de la placenta, presentación de nalgas otros problemas durante el parto y es la miomatosis uterina es asociada con riegos de cesárea

Le tamaño del mioma y su ubicación exacta en el útero pueden ser factores importantes que determinan si este va a provocar complicaciones obstétricas